Sabores de la India

La gastronomía de la India se caracteriza por una gran variedad de estilos regionales y el uso sofisticado de hierbas y especias. Los alimentos básicos son elaborados con arroz (especialmente en el sur y el este) y trigo (predominantemente en el norte). Las especias como la pimienta negra, que ahora son consumidos en todo el mundo, son originalmente nativas al subcontinente indio. El pimiento, que fue introducido por los portugueses, también es muy utilizado en la cocina India.

India ofrece una variedad de sabores, que satisface a muchos viajeros y disgusta profundamente a otro nutrido grupo.

El siempre presente curry, que no tiene por qué ser necesariamente picante (aunque a menudo lo es), no es otra cosa que una mezcla de especias y sabores que acompañan al  plato principal, ya sea éste carne, verdura o pescado.

En contra de lo que mucha gente piensa, no todos los indios son vegetarianos, aunque en algunas ciudades como Pushkar, en Rajasthan, el fundamentalismo alimenticio-religioso hace que sea imposible comer incluso huevos.

El arroz es la base de la alimentación india, aunque su consumo es mucho más alto en el sur. En el norte encontraremos una mayor variedad de pan, desde el crujiente y a veces especiado papadam, siempre delicioso, hasta el chapati o el naam.

El dal es la comida más popular y barata del país. Es una mezcla de lentejas y arroz que sirve de acompañamiento a cualquier otro plato. Recibe su nombre del recipiente en el que se sirve: una bandeja con diferentes cuencos que se van llenando de diferentes especialidades. Los hay desde muy básicos, en los que sólo encontraremos arroz y puré de lentejas, hasta los de lujo que se sirven con verduras, pescado, cuajada de búfala y un postre.
El masala dosa es una especie de empanadilla rellena generalmente de verduras al curry; algo así como el bocadillo español. Se puede tomar a cualquier hora y en cualquier lugar.

La siempre presente cocina tandoori es una especialidad del norte, su nombre hace referencia al horno de arcilla en el que se cuece la comida después de ser macerada en una mezcla de yogur y diversas especias. El pollo tandoori o el queso guisado de idéntica forma se encuentra en los menús de todos los restaurantes.

En las costas del sur abundan el pescado y el marisco.

La comida occidental se abre paso lentamente en los lugares más turísticos, pero incluso unos simples macarrones acabaran por hacernos recordar que el curry anda suelto en las cocinas del país.

La bebida nacional es el té azucarado con leche y en muchos puestos callejeros se puede consumir masala chai, que no es otra cosa que un té especiado con leche y mucho azúcar que se ha dejado hervir a fuego lento durante mucho tiempo.

En Rajastán se come la típica cocina india a base de pollo y cordero al horno tandoori o con curry, arroz bashmati cocido “plain” o con verduras. Algunos lugares son estrictamente vegetarianos, como Pushkar, y otros también limitan su oferta animal, como Monte Abu. . Hay que probar los thalis vegetarianos, deliciosos y a base de arroz bashmati y platitos con curry, yogur con pepino y verduras.